Compras colectivas y otras nimiedades...
20Abr/120
El cliente misterioso (II): Rafting en Picos de Europa con K2 Aventura
 

Volvemos a la carga con la sección preferida entre los que trabajamos en Colectivia 🙂 En esta ocasión hemos enviado a Lohizune (comercial de Zaragoza, co) a mojarse un poquito. Se ha ido de excursión hasta Picos de Europa para disfrutar de un día de rafting. ¡Adrenalina por un tubo!

¡Qué nervios! Eso fue lo que sentí, y es que por fin iba a poder hacer rafting. Ese día me desperté rezando para que no lloviese porque llevaba todo el fin de Semana de Semana Santa lloviendo. Así que me asome por la ventana y ¡hacia bueno! ¡No me lo podía creer! Después de toda una semana lloviendo íbamos a tener los caudales repletos  y además podríamos disfrutar  de un maravilloso día primaveral.

Nos vestimos rápidamente y salimos hacia el destino. De repente el móvil se apagó y no llevábamos más móviles encima. ¡Increíble! En el siglo XXI y sin móvil. ¿Qué íbamos a hacer? Entonces nos dimos cuenta  de que no disponíamos ni del número de la responsable, ni de la dirección exacta de quedada. Poco a poco nos fuimos acordando de todas las indicaciones aportadas por la responsable de k2 (los organizadores del evento). Aún no sabemos bien como, pero conseguimos llegar sanos y salvos.

¿Sanos y salvos? ¡Para nada! Entonces fue cuando comenzó la verdadera aventura. Cuando llegamos teníamos ya preparados nuestros trajes, la balsa y por supuesto la gente. Nos juntaron con gente majísima de otros sitios (¡por cierto la mayoría con bonos colectivia!). Los organizadores tuvieron en cuenta nuestra situación y nuestra edad a la hora de realizar los grupos. Eso merece un aplauso para la empresa organizadora. Pudimos ir con gente amable y como nosotros con poca experiencia.  Al principio eso me parecía extraordinario, sin embargo, cuando ya conseguí dominar a la bestia me quedé con las ganas de un poco más de tambaleo.

Además de todo esto, el paisaje era precioso, ¡haciendo rafting por los picos de Europa! ¡Un sitio incomparable! La verdad es que tampoco estaba muy atenta al paisaje pero me fije que cerca del agua había placas de nieve. Y yo solo pensaba “por dios que no nos caigamos”. Efectivamente tuvimos la suerte de no caernos pero constantemente teníamos guerra de agua con una segunda balsa (grupo también organizado por k2). Así que cuando llegamos al destino llevamos a cabo una guerra en condiciones. ¿Qué donde acabe? Efectivamente en el agua. Por fin pude comprender un poco más a los pasajeros del Titanic. ¡Y es que las aguas estaban heladas!  Aunque la verdad es que con la emoción y la adrenalina el frio polar paso a un segundo plano.

¡Colectivia necesito otra dosis de adrenalina urgente!

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.