Compras colectivas y otras nimiedades...
2Oct/160
Las ofertas generan felicidad

Ya lo sabíamos, y hoy los especialistas lo han confirmado. ¡Las ofertas generan felicidad! Y es por ello por lo que hoy estamos tan contentos en Colectivia, porque somos generadores de felicidad. Hemos tenido el placer de hablar con la Psicóloga Lohizune Loroño del gabinete Mi Psicólogo Getxo y nos lo ha explicado todo de manera más detallada.

¿Por qué las ofertas generan felicidad? Obtener un producto a un buen precio genera activación en las áreas del cerebro encargadas del placer inmediato, es decir, las mismas áreas cerebrales que se activan al comer algo que a uno le encanta, o al realizar uno de nuestros hobbies favoritos. Con respecto a los neurotransmisores que actúan en el cerebro al percibir una oferta, sería la adrenalina y las endorfinas. Estos neurotransmisores, son conocidos como las hormonas de la felicidad. Pero todo esto únicamente ocurre si percibimos la oferta como adecuada, interesante y atractiva. Todas ellas condiciones de nuestras ofertas, puesto que son interesantes, atractivas y con un descuentazo.

Por otra parte, también queríamos saber qué genera más felicidad, si un regalo de un objeto material como los móviles que vendemos en Colectivia, o por el contrario los regalos más experienciales como pueden ser nuestra oferta para pasar un fin de semana en Cantabria, o una cena romántica en el restaurante Zortziko.

Por lo que nos comenta la psicóloga Loroño la respuesta parece ser clara, “Aunque siempre se ha pensado que los regalos de tipo experiencial generaban una mayor satisfacción, ambos tipos de regalos, tanto los materiales como los experienciales generan el mismo grado de felicidad a corto plazo, pero no ocurre lo mismo a largo plazo”. Es decir, a corto plazo ambos generan una sensación intensa de felicidad pero a largo plazo no. Al hacer el análisis unas semanas después de recibir el regalo parece ser que los regalos denominados experienciales generan ráfagas más intensas de felicidad en comparación con los regalos materiales.

No lo dudes más y sé un generador de felicidad. Regala, regala y regalaaa ¡felicidad!